HACIA LA IDENTIDAD DIGITAL, ¿NOS DEJAMOS ALGO? | SER HUMANO

HACIA LA IDENTIDAD DIGITAL, ¿NOS DEJAMOS ALGO?

Identidad-DigitalInternet se ha vuelto una herramienta imprescindible por ser un modo tremendo de comunicación. Esto genera una autovía de alta velocidad entre usuarios y empresas, donde todo el mundo compite por llegar al usuario. Y tras una interacción hay una identidad, pues cuando tocas a una puerta, debes identificarte si quieres generar intercambios. La vida funciona así para no repetir, es la ley del mínimo gasto.
En la red la identidad es una expresión voluntaria del individuo, en cuanto a cantidad y exactitud de la información con respecto a lo que es realmente.
Nos estamos volviendo más “diversos”, pero la gran mayoría de estas genialidades se queda en la mente, pues el plano de la acción está vedado por las circunstancias externas que se están dando en el mundo. Aún así, sacamos toda esa información en un espacio donde podemos hacerlo. Esto da rienda suelta a nuestra necesidad de comunicarnos y de expresar lo que pensamos, con la finalidad de crearnos una identidad que no buscamos donde realmente hay está, en cada uno.
A veces los pasos los hacemos con rodeos…es una opción. Mientras lo hagas libremente, contigo experimenta donde quieras. Hay quien disfruta y busca el ser controlado, entregan su privacidad… Es para ellos un medio de seguridad, entregar su vida a otros que consideran como los que son capaces de llevar el poder.
Este asunto, con los acontecimientos actuales de la privacidad se van a definir.

Las interacciones pueden ser entre individuos o entre individuos y empresa. En ambos casos la verdad de lo que enseñemos es importante, pues hace que la relación sea más exacta. El problema está cuando todo esto se presenta con la perspectiva de la competencia típica del grupo, muy diferente a cuando se hace libremente.
La verdad ya trae coherencia, inteligencia, una sociedad distinta de la que tenemos hoy en día… Quien dice la verdad es porque honestamente ofrece la verdad y busca exactitud en el contacto. El asunto está si esto se consigue con la identidad digital. Si esta es reflejo de la identidad real, por qué no? Perdemos la parte subjetiva, aquella que vivimos todavía como en silencio, nuestra interacción con el entorno, pero llegar a ella solo es cuestión de tiempo, si el rodeo al final lleva a donde nos queda por ir.
Pero el bombardeo de la publicidad lo cambia todo…
Una sociedad sin ideas claras es presa de información que no ha buscado. Es una sociedad receptiva, indecisa, fácilmente convencible, que necesita puntos de referencia de otros, no para verificar si ese producto es de buena calidad o no, sino para escoger aquello que está más de moda, o es más buscado por sus “ídolos”. Basa sus criterios en publicidad y en opiniones que podrían haber sido fácilmente manipuladas hacia los intereses del vendedor. Esto es un poco extremo, pero gran parte de la sociedad funciona así. Solemos definirlo como una falta de personalidad. Este tipo de persona adopta los valores sociales sin entenderlos, simplemente por sentirse identificada de alguna manera. Es conciencia de grupo… La identificación es con el grupo, o con un líder, pero no con ella misma.

Pero vamos evolucionando…y una de las características de un individuo íntegro es que busca por sí mismo. Y ya le da igual que la web que busca esté en primera posición o en última, pues la encontrará. Tiene las ideas muy claras.

El enfoque de estas profesiones aporta información de especie, y fomenta la dirección de la sociedad hacia una dirección más grupal que individualizadora. El que gana es el grupo, y la empresa se adapta. Pero en ningún momento fomenta un pensamiento que aporte crecimiento a la población hacia la capacidad de decidir por uno mismo.
Una gran parte de la información que nos encontramos, se cuela en el mar de nuestra indecisión, un agujero bien aprovechado por quien sabe encontrarlo, y mueve los hilos para hacerlo así.
La competencia se presenta por dos partes, hacia el cliente, y hacia otras empresas. La de las empresas es la de siempre, con el matiz de la vía digital. La del cliente se hace cada vez más compleja… Nos estamos volviendo menos previsibles, y a pesar de que nuestra información personal se difumina por las redes sociales potenciada por nosotros mismos, no se acaba de definir el patrón de nuestras conductas…ni se hará, pues cada vez será más complejo. Por una banda por nuestra impredecible diversidad, y por otra por la persistencia de los sistemas en valores grupales. Si la dirección se enfoca hacia la evolución, todo empezará a cuadrar. Si no, será una lucha por una adaptación que acabará cediendo, porque no se sostendrá por ningún sitio.
Nuestra identidad se forma a partir de un acto de reconocimiento de lo que ya somos. Nuestra primera identidad es la biológica, y ya existe. Cualquier movimiento parte de ella, pues es paso seguro. Por ello, todo lo que favorezca este movimiento, nos lleva a evolucionar, y lo que no, nos retrocede. La identidad digital es una manera de continuar, pero primero, debemos reconocer la identidad de la vida en nosotros.

Escrito por Meritxell Castells 23/9/2013

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>


Hit Counter provided by Curio cabinets
%d a los bloggers les gusta: